“Yo te prometo…”

Normal
0

false
false
false

EN-US
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

st1\:*{behavior:url(#ieooui) }

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
mso-para-margin:0in;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”,”serif”;}

Columna: Historias de una bruja mala
Por Gabriela Ponce

 

¿Por qué cuando de promesas se trata solo creemos lo que queremos escuchar? Cuántas veces nos han prometido cosas ilógicas y hemos creído todas y cada una de esas palabras… ¿Muchas?

 

Y no solo las hemos creído sino que también las hemos pronunciado, muchas veces por la emoción pasajera del momento, que sin querer hizo que las más descabelladas frases salgan de nuestras bocas en momentos de pasión o algún arranque de locura intempestiva.

 

El asunto no es solo un problema de mujeres, dispuestas a creer todo lo que su novio o esposo le dice, no, del otro lado están los hombres inmaduros, aquellos que se creen indestructibles e invencibles cuando de inventar cuentos e historias se trata, sin tener a veces ni una pizca de inteligencia pero sí mucha astucia.

 

Lo más increíble es que (casi) siempre escuchamos fuerte y claro lo que obviamente es una mentira pero hacemos oído sordo cuando se trata de cosas que no necesariamente nos conviene oír.  Las palabras son muy bonitas, no cabe duda; nos hacen flotar en nubecitas de un lado a otro, pero al fin y al cabo son eso: solo palabras. Mentiras que por muy bien que suenen terminan siendo simples y absurdas falsedades. Los ejemplos más comunes?.. Sencillo:

 

·        Te prometo que voy a cambiar (jaaa! ¿de ropa? )

·        Nunca volverá a suceder esto (obvio, será peor)

·        Nadie te amará como yo (ufff felizmente)

·        Siempre voy a estar contigo (¿y para ti que significa siempre?)

·        Sólo necesito un tiempo para pensar (ok! te dejaré en cámara lenta para que seas tú la que se aburra)

·        No merezco estar contigo (eso lo sabemos!!)

·        Te juro que dormimos en cuartos separados (“Si Juan”, y yo soy la madre Teresa)

·        Pase lo que pase seremos felices juntos aquí o en la China (jajaja ¿Dónde he oído eso antes?)

 

Podría seguir con una lista larguísima de “Te prometo…”, pero la gran mayoría son muy conocidos, el tema es no dejarnos convencer por aquellos calentadores de oreja y escuchar siempre las cosas como en realidad son … sobre todo no creer en el popular “Te prometo que mañana te pago” jajaja.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s